En el 250 Aniversario de Beethoven el INBAL presenta  al pianista Alejandro Barañon con la interpretación del primer movimiento de la sonata  no. 32, Op. 111.

En el 250 Aniversario de Beethoven el INBAL presenta al pianista Alejandro Barañon con la interpretación del primer movimiento de la sonata no. 32, Op. 111.

En el 250 Aniversario de Beethoven el INBAL presenta al pianista Alejandro Barañon con la interpretación del primer movimiento de la sonata no. 32, Op. 111.

La Secretaria de Cultura, en su programa "Contigo en la Distancia" rinde homenaje al genio de Bonn con esta presentación en linea.

Ludwig van Beethoven (1770-1827) Sonata núm. 32, Op. 111 Maestoso – Allegro con brio ed appassionato Entre 1820 y 1822, Beethoven trabajó en las sonatas Opp. 109, 110 y 111 paralelamente. Por tal razón, estas obras conforman una especie de tríptico, condensando la forma en que Beethoven abordó la forma sonata en su última etapa compositiva. La Sonata Op. 111, última sonata para piano de su repertorio, es una obra de dos movimientos contrastantes entre sí.

La Sonata para piano n.º 32 en do menor Op. 111 de Ludwig van Beethoven, compuesta entre 1820 y 1822, es la última del compositor y, junto con las 33 Variaciones sobre un vals de Diabelli y las dos colecciones de bagatelas Opus 119 y 126, es también una de sus últimas obras para este instrumento. Su segundo movimiento, Arietta, es a veces denominado “El adiós a la sonata”. Dura aproximadamente 26 minutos.

Beethoven concibió el plan de sus últimas tres sonatas para piano (op. 109, 110 y 111) durante el verano de 1820, mientras trabajaba en la Missa Solemnis . Sin embargo, al igual que con muchas de sus otras obras, la composición de la sonata n.º 32 fue un proceso largo y complejo, encontrándose, por ejemplo, bosquejos del primer tema del allegro ed appassionato en cuadernos de anotaciones de 1801 – 1802, contemporáneos a su segunda sinfonía.

Con informacion de la Secretaria de Cultura y Wikipedia.

Ver comentarios