¿Cuánto conoces sobre el churro?

¡Hemos vivido engañados!

¿Quién no empieza a salivar con sólo pensar en un delicioso churro con chocolate o cafecito? Por eso, es importante hablar de este postre que tiene cientos de años.

De todos los alimentos que se sumergen en aceite muy caliente el churro es uno de los snacks universales favoritos. Tiene una textura muy especial: crujiente y dorado por fuera y suave y ligero por dentro, además, por lo general, se acompaña de una taza de chocolate caliente. Pero ¿sabías que su origen es español?

Uno de los primeros registros del churro aparece en fuentes escritas cuando abrió la icónica Chocolatería San Ginés, en Madrid, en 1894. De acuerdo a una investigación publicada por la BBC, los churros como se les conoce en la actualidad, se originaron en Europa, pero la costumbre de acompañarlos con chocolate se debe al momento en que los españoles conquistaron a los aztecas en 1519 y descubren el cacao.

En el siglo XVI el uso del chocolate tuvo un boom en Europa y las ventas se dispararon. Eventualmente los churros se trasladaron a América y en México churrerías como El Moro preparaban desde 1935 versiones que hasta la fecha siguen vigentes.

Aunque existen otras versiones como la de los marineros portugueses, quienes durante sus viajes al norte de China observaron la técnica que los nativos utilizaban para cocinar “YouTiao”, una masa salada que se freía en aceite. Al llegar a Portugal implementaron su interpretación dulce.

Actualmente en nuestro país, el churro puede ser disfrutado de tantas maneras, pues el ingenio mexicano a dado origen a los churros rellenos de cajeta, dulce de leche o chocolate, por mencionar algunos; estos normalmente se comen acompañados de un chocolate caliente o un buen café.

Ver comentarios