El verdadero origen del villancico Noche de Paz

En 2011, la canción fue reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial por la comisión austriaca de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), pues es una de las prácticas más comunes y conocidas en Austria, sin contar con que fue traducida a cerca de 300 idiomas.

Acercándonos cada vez más al 25 de noviembre, es común comenzar a escuchar estas melodiosas canciones en la televisión, internet, radio, en las series de luces y hasta en tu cabeza; y como cada año, no puede faltar Noche de Paz.

¿Sabes de dónde proviene esta canción? No te preocupes, aquí te contamos su origen mientras la tarareas, algo inevitable año con año, junto con una buena tasa de chocolate caliente. También te contamos un par de datos importantes: detuvo una guerra y es Patrimonio Cultural Inmaterial ante la UNESCO.

Todo comenzó en el ya lejano 1818 en Oberndorf, Austria, una ciudad fronteriza con Alemania. Vio la luz durante una etapa conocida como Período Biedermaier (1815-1845), donde la corriente artística y literaria se volcó hacia gustos y estilos ornamentados.

La letra original de la canción en alemán corrió a cargo de Joseph Mohr, un sacerdote, y la música fue escrita por Franz Xaver Gruber, organista que, de hecho, está en Spotify, y puedes escuchar la canción en alemán, cuyo nombre es Stille Nacht (Noche silenciosa).

En 1859, el sacerdote estadunidense de la iglesia de la Trinidad, John Freeman Young, publicó la primera versión en inglés, en una de las traducciones más conocidas: Silent Night (traducido literalmente como ‘Noche silenciosa’, igual que en alemán). ​La canción comenzó a popularizarse por el mundo y fue traducida a múltiples idiomas. En México es mejor conocida como Noche de Paz, título que se le dio en español.

La canción que detuvo una guerra

La Primera Guerra Mundial comenzó el 28 de julio de 1914. Sin embargo, cinco meses después, ocurrió un evento conocido como la Tregua de Navidad, un evento en el que se detuvo fuego por las celebraciones decembrinas. Los alemanes cantaron Silent Nacht y los ingleses respondieron con más villancicos en inglés, poniendo pausa a la guerra para compartir.

En 2011, la canción fue reconocida como Patrimonio Cultural Inmaterial por la comisión austriaca de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), pues es una de las prácticas más comunes y conocidas en Austria, sin contar con que fue traducida a cerca de 300 idiomas.

Ver comentarios