Acociles: Un manjar de agua dulce.

Acociles: Un manjar de agua dulce.

Acociles: Un manjar de agua dulce.

Los acociles son los primos de agua dulce de los camarones, y en las regiones lacustres de México se les considera un deleite para el paladar.

Estos animales suelen ser considerados un lujo gastronómico, tanto en México como en el mundo. Los camarones, las langostas, langostinos y demás parientes son manjares en cualquier ciudad o pueblo costero. Estos crustáceos marinos también su contraparte de agua dulce, igual de exquisita: Los Acociles.

El nombre de los acociles proviene del náhuatl acuitztilli, lo que significa “que se retuerce en el agua”. Se parecen a un camarón pequeño, y al igual que sus primos salados, son marrones y se enrojecen al cocerse. En épocas prehispánicas se utilizaban como alimento en las ceremonias del decimoctavo mes del año, Izcalli. Con ellos se preparaba un guiso denominado chalmulmulli, que se acompaña con tamales.

Se han convertido en una botana sofisticada, y se pueden encontrar tanto en un pueblo como en un lujoso restaurante de ciudad. Los acociles crecen en la orilla de los lagos y en las cuencas de los ríos, entre la densa capa de vegetación acuática que allí se presenta. Los estados con mayor diversidad de especies son Puebla y Veracruz, pero también se pueden encontrar en mercados de la CDMX.

En las huastecas hidalguense y veracruzana, también se les conoce como chacalines, langostas de río o macaxitl, los acociles se comen cocidos y asados en tacos, solos o acompañados con aguacate y cilantro, o como complemento o botana.

Ver comentarios

Comentarios