"Rencor Tatuado" historia de una vengadora feminista esta disponible en la plataforma digital de FilminLatino.

“Rencor Tatuado” historia de una vengadora feminista esta disponible en la plataforma digital de FilminLatino.

Rencor tatuado, aborda un tema de actualidad cada vez más atroz y acuciante: la violencia ejercida contra las mujeres.

En la violenta e ingobernable Ciudad de México de la década de los años 90, con la policía cómplice de los delincuentes, las mujeres violadas buscan venganza a través de Aída, una misteriosa justiciera que seduce a los abusadores, los narcotiza y los tatúa para que nunca olviden lo que hicieron. Sus poderosos enemigos preparan una emboscada para descubrir su verdadera identidad. Su única salvación es la emancipación de otra mujer.

Rencor tatuado, opus cinco del excelso narrador de historias románticas desgarradoras Julián Hernández, aborda un tema de actualidad cada vez más atroz y acuciante: la violencia ejercida contra las mujeres ante la complacencia de un sistema policial corrompido. Más allá de venganza, la cuestión es la desoladora, angustiante y urgente búsqueda de justicia, como comentó la protagonista, Diana Lein, cuando presentó la película. Y aunque la historia tiene sus antecedentes en una noticia que conoció a mediados de los años noventa la escritora y periodista Malú Huacuja del Toro, autora del guión, esta parece más actual que nunca ante los hechos perturbadores que siguen sucediendo hasta el dia de hoy.

La historia de Rencor tatuado se ubica, en la Ciudad de México de 1995: una época de desesperanza, cambio y desesperación políticas. Una especie de femme fatale, conocida como La Vengadora (Diana Lein), es contratada por diversas mujeres para seducir hombres que las han violentado. Cuando se encuentra a solas con alguno de ellos, lo somete para dejarle una marca tan inolvidable como la que ha dejado en su víctima. En la secuencia inicial, que deja en claro el planteamiento estético referencial al cine noir pero también al expresionismo en su teatralidad y que la aleja temáticamente del resto de la filmografía de Hernández, La Vengadora le dice al hombre que tiene atado a la cama: “Te vas a sentir muy mal, pero no me importa. ¿A ti te importó Francisca?”.

Y cuando descubre una treta en su contra, envía a un diario la foto del victimario, un policía corrupto, atado en una cama y con el tatuaje al que alude el título de la película. Entonces se desata una persecución mediática contra La Vengadora a partir de un programa radiofónico conducido por una locutora ambiciosa (Itatí Cantoral) que tiene a dos telépatas engatusando a la audiencia. En tanto, un documentalista de un canal cultural (Irving Peña) investiga cual ingenuo Marlowe sobre la fotógrafa y artista de acción Aída Cisneros, que se suicidó tras el asesinato de su familia en su propia casa. Y lo hace a partir de que ve la fotografía aludida que de inmediato le recuerda su estética.

La Vengadora sin embargo no es una vigilante, sino una justiciera. En ese sentido, la película no es una apología al odio ni al desquite ojo por ojo.

Con información de Premiere.

Ver comentarios

Comentarios