"Naradam, Orange is the New Green": Estudiantes del IPN crean bioplásticos hecho con cáscara de naranja.

“Naradam, Orange is the New Green”: Estudiantes del IPN crean bioplásticos hecho con cáscara de naranja.

Los alumnos de UPIBI, fueron reconocidos en la categoría de Economía Circular, elaborarán botellas plásticas biodegradables y biobasadas.

Con un proyecto para generar un bioplástico hecho a partir de cáscara de naranja, alumnos del Instituto Politécnico Nacional, IPN, lograron tercer lugar en la categoría Economía Circular del Reto CDMX en un concurso de Innovación.

Los estudiantes de Ingeniería Ambiental explicaron que la intención es producir botellas plásticas biodegradables y biobasadas, es decir que están hechas de materia vegetal desechado. Por lo que pretenden recolectar residuos de la cáscara de naranja que se obtiene de diversas fuentes como negocios, comercios y empresas dedicadas a la producción de jugos.

“De esta forma nuestros proveedores se verán beneficiados al disponer sus residuos de manera óptima, para así nosotros elaborar botellas que se degradan en un lapso de 3 a 6 meses”, destacaron.

Con el apoyo del Gobierno de la Ciudad de México, Ultrahack junto con la Embajada de Finlandia, Business Finland y partners industriales reconocieron al proyecto “Narandam, orange is the new Green” de los alumnos de la Unidad Profesional Interdisciplinaria de Biotecnología, Adrián Emanuel Tun Panti, Karen Itzel Osorio López, Antonio Falcón Martínez e Itzel Berenice Rosas Bermúdez, a quienes asesoró el Maestro en Ciencias, Saúl Hernández Islas.

Respecto a la materialización del prototipo, señalaron que se encuentran en pruebas preliminares, comentaron que la evidencia científica les ha permitido delimitar los componentes necesarios para la formación del bioplástico, así como una metodología inicial en el desarrollo de un proceso industrial para la producción de alternativas al plástico.

Los estudiantes señalaron que el producto va dirigido a empresas que se preocupan por su imagen, el bienestar de sus consumidores y que comercializan servicios de la industria alimentaria. “Con Narandam nuestros clientes facilitan su incorporación y certificación como empresas socialmente responsables e industria limpia”, sostuvieron.

Los politécnicos expresaron que con Narandam los clientes acceden a beneficios únicos en el mercado mexicano como la disminución de gases de efecto invernadero hasta en un 30% en comparación con el reciclaje de plásticos, además de que se les brinda la oportunidad de aperturar sistemas de comercio emergentes como el mercado de misiones.

Ver comentarios

Comentarios